Cómo hacer que los cambios en el estilo de vida saludable se mantengan firmes

El plan de la dieta de la grasa del vientre se trata de hacer cambios en el estilo de vida que usted puede seguir. Hacer cambios en su estilo de vida que pueda cumplir es realmente vital para el éxito de su pérdida de peso. De hecho, es la única manera de mantener el peso para siempre. También es importante ser realista con los cambios en su estilo de vida. Usted necesita asegurarse de que los cambios que haga en sus hábitos alimenticios y de ejercicio son cosas que realmente se puede ver haciendo a largo plazo.

Usted puede hacer tantos pequeños cambios que conducen a resultados muy grandes. Y cualquier cambio que hagas, no importa cuán pequeño sea, es fantástico (si puedes seguir con ello). Aquí están algunos de los pequeños cambios que son más efectivos en la promoción de grandes resultados para el éxito a largo plazo:

  • Aprende lo que te estresa y encuentra una manera de manejarlo (¡sin comida!). El estrés puede realmente acumularse en la grasa del vientre debido al aumento de la producción de hormonas del estrés. También puede aumentar la presión arterial y aumentar la resistencia a la insulina. Desafortunadamente, usted no puede evitar el estrés, pero puede prestar atención a sus mayores factores estresantes. Después de reconocerlos, vea si puede hacer algún cambio para reducir estos factores estresantes.
  • Por ejemplo, si usted está estresado todas las mañanas porque llega tarde al trabajo, ¿el levantarse 5 ó 10 minutos antes reduciría su estrés? Si regañar a sus hijos para que hagan sus tareas por la noche le causa estrés, ¿puede tocar música relajante de fondo para calmar sus nervios? Incluso los pequeños cambios que pueden reducir ligeramente el estrés tienen un gran impacto en su salud y en la grasa del vientre.
  • Esté preparado! Mantenerse sin peso es trabajo. Implica planear con anticipación para tener la comida adecuada a la mano, mantener la comida con usted para evitar que se vuelva demasiado hambriento, cocinar en lugar de comer todas las comidas fuera de casa, y así sucesivamente.
  • Pero no tiene que dedicar horas y horas todos los días a la planificación. Escoja un día a la semana y cocine sus comidas por adelantado y congélelas. Y trate de mantener un pedazo de papel con usted para que cuando se le acabe un alimento que le pueda ayudar a mantenerse en el buen camino, lo pueda anotar. De esta manera estarás preparado cuando vayas a la tienda y sólo tendrás que hacer un viaje. Estos pequeños ahorradores de tiempo realmente se acumulan en el transcurso de una semana.
  • Planifique sus comidas. Además de cocinar por adelantado, planear lo que comerá cada día de la semana no sólo es una buena manera de asegurarse de tener a mano la comida que necesita, sino que también reduce los momentos de»qué debo comer». Y, planear los menús de antemano es una gran manera de reducir su cuenta de supermercado!
  • Lleve un registro de su actividad física. Use un podómetro para obtener un indicador preciso de la cantidad de actividad física que hace cada día. Se sorprenderá de lo mucho que puede fluctuar su actividad, pero de esta manera estará al tanto y se asegurará de que pueda acelerar el ritmo cuando sea necesario.
  • ADD YOUR COMMENT