Durante el embarazo: Lo que los papás necesitan saber sobre las pruebas de sangre y la amniocentesis

  1. Salud
  2. Embarazo
  3. Durante el embarazo: Lo que los papás necesitan saber sobre las pruebas de sangre y la amniocentesis

Libro Relacionado

Por Mathew Miller, Sharon Perkins

Las pruebas de sangre durante un embarazo tienen dos propósitos que serán cubiertos aquí para todos los futuros padres. Algunas pruebas de detección prenatales son para el bienestar general de su pareja y para detectar condiciones médicas potencialmente dañinas. Los exámenes de sangre cuádruples del segundo trimestre tienen como objetivo determinar el riesgo de anomalías genéticas en el feto.

También se usa junto con el ultrasonido del segundo trimestre, las pruebas de detección cuádruples ayudan a predecir el riesgo de que el feto tenga síndrome de Down, trisomía 18 o defectos del tubo neural como espina bífida o anencefalia, donde falta parte del cerebro.

Los exámenes cuádruples analizan la sangre en busca de cuatro cosas:

  • Alfa fetoproteína, producida por el feto: Los niveles altos de AFP pueden indicar defectos del tubo neural, defectos de la pared abdominal o un embarazo múltiple.
  • Estriol, una forma de estrógeno producida por la placenta y el hígado del feto: Los niveles de estriol son bajos en los embarazos con síndrome de Down.
  • hCG, producida por la placenta: los niveles de hCG pueden ser más altos de lo normal en embarazos con síndrome de Down.
  • Inhibina A, producida por la placenta: Los niveles de Inhibina A son elevados en casos de síndrome de Down.

Los análisis de sangre más recientes que extraen ADN de la sangre de la madre en lugar de la placenta o del líquido amniótico -ambos procedimientos que conllevan un riesgo considerablemente mayor- pueden evaluar su riesgo de tener un bebé con trisomía 13, 18 o 21 y también pueden evaluar el sexo del bebé.

Estas pruebas son costosas y no se ofrecen de manera rutinaria; el seguro puede cubrir el costo si su pareja tiene factores de riesgo, como tener más de 35 años o tener un hijo previamente afectado. Hable con su médico acerca de los beneficios de estos análisis de sangre, que se pueden realizar a partir de la semana 11 del embarazo.

Tienen más del 90 por ciento de éxito en la detección de estas anomalías cromosómicas, pero también tienen una tasa de falsos positivos de alrededor del 5 por ciento.

En el segundo trimestre, la amniocentesis puede realizarse entre las semanas 15 y 20, cuando el líquido amniótico es fácilmente accesible. Se inserta una aguja delgada en el líquido a través de la pared abdominal y se analizan las células fetales del líquido.

La amniocentesis viene con un riesgo ligeramente mayor de aborto espontáneo después, por lo que la mayoría de los médicos no recomiendan realizar una amniocentesis de manera rutinaria. Las mujeres mayores de 35 años, que tienen un mayor riesgo de tener un hijo con anomalías cromosómicas, y aquellas con antecedentes familiares de problemas genéticos pueden considerar la posibilidad de realizar una amniocentesis, que puede determinar si existen anomalías cromosómicas como el síndrome de Down, la hemofilia, la fibrosis quística y otros trastornos genéticos.

ADD YOUR COMMENT