Guía del padre sobre el embarazo para tontos Hoja de trampas

De Dad’s Guide To Pregnancy For Dummies, 2nd Edition

Por Mathew Miller, Sharon Perkins

Convertirse en padre es una experiencia estimulante y aterradora. Planificar con anticipación y estar preparado son las mejores maneras de manejar lo que se avecina en los próximos nueve meses y más allá. Hacer lo que pueda por adelantado, como proteger su casa contra el bebé y empacar su bolsa de hospital, le ahorrará un tiempo precioso más adelante y le ayudará a sentirse como si tuviera el control (al menos un poquito). Después de la llegada del bebé, todas las apuestas están descartadas en cuanto a sentirse en control, pero usted todavía puede estar preparada para tomar un papel activo en el cuidado de su recién nacido y en el apoyo a su pareja durante el período posparto.

Programación de visitas y pruebas prenatales

Una mujer embarazada tiene más citas con el médico prenatal de lo que se podría esperar, pero los chequeos son necesarios para controlar su salud y el crecimiento y la salud del bebé. Para detectar complicaciones, el obstetra (obstetra) realiza diferentes pruebas a la madre y al bebé en varias etapas del embarazo, y en la siguiente tabla se indica qué esperar y cuándo:

SemanasPosibles Pruebas6 a 8Tipo sanguíneo, título de rubéola, conteos sanguíneos, anticuerpos contra el VIH,
sífilis, examen de hepatitis, ultrasonido10 a 12Doppler detección del corazón fetal; toma de muestras de vellosidades coriónicas, si
planificada11 a 14Prueba de detección en el primer trimestre/Translucencia nucal15 a 18Prueba de detección de suero en el segundo trimestre (prueba de detección cuádruple), amniocentesis si
absolutamente necesario18 a 22Ultrasonido (y el mejor momento para determinar el sexo del bebé si
usted y su pareja están interesados en hacerlo)24 a 28 Pruebas de detección de diabetes gestacional28 a 36Visitas semanales para verificar la presión arterial, el peso, la orina y el estado de salud de su pareja.
Crecimiento fetal36 a 40Visitas semanales, igual que en las semanas 28 a 36, con un chequeo para el feto
Posicionamiento40+Visitas dos veces a la semana para probar el estrés

fetalLista de control de las maletas de los padres para el hospital

Empaque una bolsa para el hospital con anticipación para que cuando su pareja embarazada entre en labor de parto, usted esté lista para salir corriendo sin preocuparse por encontrar desodorante y un cargador para el teléfono. Su mente se centrará en el trabajo de parto y en el nuevo bebé, así que si no está preparada de antemano, probablemente se le olvidarán cosas que desearía tener. Un par de semanas antes de la fecha de parto, empaque una bolsa con los siguientes artículos para usted y su pareja:

  • Artículos de tocador, incluyendo una navaja de afeitar
  • Pijamas
  • Dos mudas de ropa
  • Ropa de bebé, incluyendo un traje para fotos formales
  • Cambio para máquinas expendedoras
  • Dinero en efectivo para el estacionamiento
  • Menús y números de teléfono de los alimentos favoritos de entrega
  • Bocadillos
  • Almohada y manta
  • Cámara fotográfica
  • Cámara de video, si lo desea y lo permite el hospital/clínica
  • Tarjetas de seguro
  • Teléfono celular y cargador
  • Reproductor MP3/laptop (para entretenimiento)

Si tiene que usar alguno de los artículos antes de ir al hospital, asegúrese de volver a ponerlos en la bolsa cuando haya terminado.

Y no olvide asegurarse de tener el asiento de seguridad instalado correctamente en su vehículo para que pueda llevar al bebé a casa.

Una lista de verificación para la protección del bebé

No es necesario que todas las medidas de seguridad estén en su lugar para el momento en que el bebé regresa a casa del hospital. Pero antes de que terminen los primeros seis meses, tendrá que asegurarse de que sea a prueba de bebés con algunas medidas de seguridad básicas instaladas en las siguientes áreas de su casa:

  • Escaleras: Instale puertas para bebés en la parte superior e inferior. Nunca use una puerta para bebés montada a presión en la parte superior de las escaleras, porque puede fallar. En su lugar, opte por la variedad de montaje en pared.
  • Persianas de ventanas: Recorte (o mejor aún, retire) todos los cables para asegurarse de que estén fuera de su alcance en los años venideros.
  • Ventanas: Si sus ventanas son viejas, instale cerraduras a prueba de niños. Nunca deje a un niño desatendido alrededor de una ventana abierta, ni siquiera una con una pantalla, porque no puede soportar el peso de un niño.
  • Enchufes: Inserte protectores de plástico en todos los enchufes por debajo del nivel de la cadera. Para tomacorrientes de uso frecuente, considere la posibilidad de colocar tapas deslizantes para facilitar el acceso.
  • Puertas: Cuando el bebé comience a caminar, instale protectores de perilla en la puerta del baño y en cualquier puerta que dé al exterior. Además, los protectores de plástico que se colocan sobre la parte superior de las puertas de acordeón evitan que los dedos queden pellizcados o cortados.
  • Cuarto de baño: El cierre del asiento del inodoro es obligatorio, pero para mayor protección, mantenga siempre cerrada la puerta del baño cuando sea posible. Las cubiertas de los grifos de la bañera mantendrán la boca y la cabeza del bebé a salvo en caso de resbalón. Aplique alfombras antideslizantes para mayor precaución. Y, por supuesto, nunca deje a su hijo desatendido alrededor del agua. Para evitar quemaduras, asegúrese de que su calentador de agua esté ajustado a 120 grados o menos.
  • Cocina: Instale cerraduras en los gabinetes, cerraduras en las puertas y tapas de las perillas de los hornos para que sea imposible que un niño encienda los quemadores. Agregue correas a la puerta del horno para evitar que el niño la abra. Cocine en la hornilla de atrás cuando el bebé esté presente. Ponga cerraduras adhesivas en el refrigerador (y en el congelador, si está al alcance).
  • Bordes afilados: En las mesas, encimeras y en su cama, aplique almohadillas en las esquinas y en los bordes de la mesa para prevenir laceraciones en la cabeza que a menudo requieren puntos de sutura.

Guía del padre para el nuevo bebé: Revisar el contenido del pañal

Saber cuánta comida está recibiendo un bebé amamantado es muy difícil, especialmente cuando su pareja apenas está comenzando. Para asegurarse de que el bebé esté recibiendo suficiente leche, lleve un registro de los pañales mojados y cagados durante la primera semana, tomando nota del número y tipo de pañales sucios. Comparar sus notas con las siguientes normas puede tranquilizarle o alertarle sobre un tema relacionado con la lactancia materna que puede necesitar atención:

  • Todos los días, el bebé debe ensuciar de 8 a 12 pañales en total.
  • El primer día, la caca debe parecerse al alquitrán negro.
  • En el día 2, la caca debe parecerse al alquitrán marrón/negro.
  • En el día 3, la caca debe comenzar a ser verdosa.
  • El día 4, la caca debe cambiar a amarillo verdoso.
  • En los días 5 a 7, la caca debe ser amarilla.

Póngase en contacto con el pediatra de su hijo si se presenta alguna de las siguientes situaciones:

  • Usted ve orina de color oscuro después del tercer día.
  • Usted ve heces negruzcas después del cuarto día.
  • El bebé tiene menos de 8 pañales mojados o cagados en cualquier día.

ADD YOUR COMMENT